¿Listo para saber el sentido de la vida?



"Hay muchos pacientes que se acercan a consultorios psiquiátricos reclamando de un abismal sentimiento de vacío, de falta de propósito o que no logran encontrar sentido a la vida. Tienen un vacío existencial... lo que de hecho para mi es una epidemia en los días de hoy” - Viktor Frankl. La razón por la cual estoy empezando este Wisdom in Action con las palabras del Dr. Viktor Frankl, es justamente porque de él se trata el libro de hoy: Man's Search for Meaning (El hombre en búsqueda de sentido), sin duda uno de mis libros preferidos. De hecho no sólo mío, dado que ha vendido +10,000,000 de copias en todo el mundo. Al parecer todos quieren saber cual el sentido de la vida y si hay un libro que puede ayudar a clarificar ¿porque no leerlo?. Sin embargo, no es lo que encontrarás acá... desafortunadamente, el sentido de la vida no se trata de respuesta fácil. Dr. Frankl relata su propia historia en el libro y cómo pudo superar momentos trágicos en su vida, así como la ausencia completa de esperanza, mientras estuvo en un campo de concentración... Es un libro autobiográfico, lleno de enseñanzas y algunas de ellas podrás apreciar en esta nota. Empezaré hablando de su historia para que quede más claro el contexto en que se encontraba y que dio origen a este libro. Viktor Frankl nació en 1905, estudió medicina y tenía un propósito muy claro mientras practicaba su profesión: encontrar una forma de disminuir el cuadro de personas deprimidas y con tendencia a pensamientos suicidas. Fue con esta intención que más tarde terminó por especializarse en Neuropsiquiatría. Todo iba bien, cuando explotó la segunda Guerra Mundial y Viktor que era judío, fue forzado a abandonar su clínica y llevado a un campo de concentración, con apenas un objeto en sus manos: el manuscrito de un libro (que más tarde fue publicado con el título de "El doctor y el alma"). También su familia (padres, esposa y hermanos) fueron llevados al campo de concentración, pero Viktor fue alejado de ellos luego que llegaron y más tarde sabría, que todos murieron allá. Según él describe, en el campo de concentración poco a poco vio a su mundo caer. El mundo que conocía dejó de existir, él perdió su identidad, pasó a ser un "número" y empezó a cuestionarse todo, ya no existía ningún enlace material con su vida anterior y siquiera sabía si al día siguiente estaría vivo. En un pasaje muy impactante del libro, Viktor menciona que vio a un compañero temblando y gruñendo en la noche y se levantó de su cama a despertarlo. Pero cuando llegó cerca, pensó: ¿qué sueño puede ser más terrible que la realidad que estamos viviendo? Y así optó por no despertarlo y simplemente fue para su cama a dormir. Esto le dio la idea, de que para salir de aquel sitio, sólo había una forma: ya que no podían salir físicamente... tendrían que hacerlo de forma mental. A partir de este momento, aún sin saber si tu esposa estaba viva o no, cada vez que la extrañaba, opaba por "sentirla" dentro de sí, pasó a "experimentar" el amor por ella, a "escuchar" su risa y llegó a la conclusión que el amor trasciende la "persona física" del ser amado. Esto generó en él una gran emoción y fue lo que le hizo mantenerse vivo. De la misma forma, empezó a valorar el dolor… si tenía que caminar por horas y horas, debajo de lluvia, con extremo cansancio, lo único que hacía era quedar agradecido, en este caso, porque estaba lejos de la cámara de gás. Este es justamente el tema central del libro y aquí las 5 ideas principales:



En el campo de concentración Dr. Frankl escuchaba una y otra vez de los compañeros: Ya no espero nada de la vida. Esta parecía ser la mentalidad de forma general y fue cuando Viktor percibió que tenía que cambiar la dinámica de su ambiente y empezó a fomentar en la mente de sus compañeros, que no se trataba de lo que uno esperaba de la vida. Aquí les dejo un pasaje muy bonito: ... tenemos que aprender por nosotros mismos que en realidad no importa que uno diga que no espera nada de la vida, pero sí... ¡La vida espera algo de nosotros! la vida espera mucho de ti, no viniste para que la vida te diera, tu viniste a retribuir ese regalo que Dios te dio al estar aquí, a hacer algo. Todo ser humano debe a la vida... por algo estamos acá, debemos de aceptar con dignidad el hecho de estar vivos y de lo que eso implica. Tenemos derecho de ser feliz pero también el deber de cumplir con nuestra responsabilidad... Y esta es su responsabilidad: amar a la vida. Wisdom in Action de hoy te invita a reflexionar:

  • ¿Cómo vienes lidiando con las situaciones difíciles que la vida te presenta? ¿Logras verlas como oportunidad de crecimiento?

  • ¿Logras ver la vida como un regalo y que es tu responsabilidad, dar a la vida en retribución en lugar de esperar de ella? De no ser así ¿Qué sería tu mayor regalo, que podrías dar al mundo en retribución a estar vivo?

  • ¿Qué cambiaría en tu vida, si supieras que TODO el poder para eliminar sufrimiento, reside en tus elecciones? ¿qué harías ahora o que dejarías de hacer?

En 1945 Viktor fue liberado del campo de concentración y murió en 1997, a los 92 años. Su lema por toda la vida fue: "mientras hay vida y voluntad, habrá luz y esperanza". Como legado además de este increíble libro y otros más, dejó una metodología dentro de la psicoterapia humanista-existencial, la cual inició antes aún de entrar en el campo de concentración, llamada “Logoterapia” (del logos que en griego significa sentido, o sea, terapia del sentido de la existencia). Para Viktor la falta de sentido, no era una enfermedad anímica, más bien una expresión de madurez espiritual. Decía que uno tiene que liberarse de las dependencias externas (crisis, factores económicos, condicionamientos sociales) y hasta de las cosas buenas (promociones, aplausos, objetos materiales), porque factores externos pueden cambiar todo el tiempo. La frase con que he empezado esta nota fue mencionada hace muchos años, más sigue siendo válida al día de hoy. Muchos caminan la vida, buscando el sentido de su existencia, pero te invito a dejar de pensarlo tanto y empezar a actuar. Descubre tu mayor regalo y hazlo llegar al mundo, por más simple que sea tu acto, te sentirás grande cuando lo hagas y muy probablemente nunca sabrás el impacto real de ello en la vida de los demás. Deje de interpretar todo lo que pasa contigo. Acéptalo como una posibilidad y oportunidad de crecimiento y de aprendizaje. Esta es la clave de la madurez espiritual, la forma de tener libertad interior y la manera más sencilla de expresar gratitud por la vida que tienes. ¡Tu estás en el comando. Elige ser libre y feliz!





Publicaciones Recientes
Haga tu búsqueda por tema

Encuéntrame en:

@ 2016 HUMAN CHANGE - Todos los derechos reservados