Sanando la enfermedad del momento con tan solo...18minutos



Existen muchos libros acerca de cómo gestionar el tiempo, y ellos intentarán enseñarte cómo lograr hacer todo. Pero eso es un error. Porque es imposible lograr hacer todo. Es incluso peligroso intentarlo. Vas a perder el enfoque de lo que es realmente importante. No es lo que verás acá. Este libro te ayudará a tomar decisiones más inteligentes acerca de lo que vale la pena hacer y lo que no. También te ofrecerá algunas herramientas para ayudarte en esas decisiones, para que puedas invertir tu tiempo en cosas que realmente importan. Gestionar tu vida no debería sentirse como un fardo pesado, este libro también es acerca de no sufrir en el proceso, no trata solo del objetivo final sino de disfrutar el proceso de obtenerlo. Escribí este libro para que tú puedas mirar al final de cada momento, cada día, cada año - y cuando llegue el tiempo - seas capaz de decir: “Yo usé mi tiempo bien”. Peter Bregman en 18 minutes - Find your Focus, Master Distraction, and Get The Right Things Done




Me siento casi en la obligación de escribir acerca de este libro =). Ya verás, el contenido es muy muy muyyyy bueno, pero añado a ello, el hecho de que el perder el foco, parece ser la enfermedad del momento. ¿Cómo saber dónde poner tu atención en un mundo con tanta información? Es por ello que hoy les traigo, 18 minutes - Find your focus, master distraction, and get the right things done, un libro que te ayuda a hacer elecciones más inteligentes, para que puedas tener “más tiempo” dentro de las mismas 24 horas que todos tienen. El autor menciona que empezó a aprender más acerca del tema, después que su emprendimiento que iba fantásticamente bien, sufrió con la revolución dotcom y fue a la quiebra. Ese fue justo el momento donde pudo ver con mayor claridad que no solo su negocio había pasado por una crisis, sino que su vida carecía de significado y que no estaba haciendo realmente las cosas que le estimulaban. Peter se dio cuenta, que su vida estaba demasiado acelerada, ya no sabía siquiera lo que le era placentero. Por ello, la primera estrategia fue desacelerar “slowing down” para poder reconectarse nuevamente con lo que era su potencial. Al disminuir su ritmo muchas cosas se abrieron, entre ellas:


  • Pudo aprender que no todas las batallas valen la pena ser peleadas y para no entrar en ellas, era necesario tan solo, parar y respirar por algunos segundos antes de tomar una decisión.


  • Expandió su visión acerca de sí mismo. Peter percibió que su identidad solo estaba asociada a "su trabajo", incluso sus momentos de descanso, estaban relacionados con ello. Así que crear nuevas identidades era necesario y sano.


  • Notó que para abrirse al nuevo mundo donde podría realmente vivir su potencial, tenía que dejar de vivir como si la vida fuera una carrera rápida (sprint), y tratarla más bien, como una carrera larga (maratón). Lo que exigía no solo velocidad, sino también periodos de recuperación y descanso.

Este fue el principio de su propia transformación. A partir de ahí, Peter tenía que decidir lo que realmente quería hacer, tomando como base, las innumerables cosas que le agradaban. Para ello, aplicó la intersección entre 4 elementos:

  • Apalancar tus fortalezas.


  • Abrazar tus debilidades.


  • Aceptar ser diferente.


  • Perseguir tus pasiones.

Cuando empezó a alinear todo lo que deseaba hacer en su vida con esos 4 elementos, le quedó claro que no quería solo tener una empresa, manejando varios consultores, sino que deseaba hacer algo más significativo. Decidió entonces invertir tiempo para descubrir sus fortalezas y pasiones, y a partir de estas descubiertas, fue construyendo todo lo demás. Al preguntarse: ¿dónde debería invertir mi energía el día de hoy? Pasó a considerar como prioridad las cosas que le daban placer, que eran importantes a él y tenían algún significado mayor que la propia actividad. Es el famoso “WHY” (¿por qué haces lo que haces?).

Con ese ejercicio Peter pudo descubrir lo que le apasionaba y tenía un sentido mayor, pero fue exactamente ahí, que empezó el segundo problema: ¿cómo no perder el foco?

Al parecer, la solución fundamental, es no perderse en el proceso, en el método y en el “cómo” realizar la actividad, ya que es ahí, que la mayoría de la gente pierde el foco. Debes de tener siempre presente el objetivo final, la razón por la cuál iniciaste la actividad y corroborar contigo mismo, a cada día, si sigues en el camino.


Veamos las 4 ideas principales del autor:


El libro verdaderamente tiene muchas ideas prácticas para que vayas enfocándote cada día más. Pero algo que verás, es que el autor no habla de gestionar el tiempo, y sí hacer las elecciones correctas, no perderse en las tareas, y mantener tu atención hacia el destino final. Atención a lo que importa + Compromiso = Resultado Positivo, ¡cool! Antes de finalizar esta nota, déjame explicarte la idea, que dio el nombre al libro: 18 minutos. Según Peter, existen muchas estrategias para que podamos mantenernos enfocados:


  • empezar el día sabiendo lo que quieres hacer


  • revisar al final del día lo que funcionó y ajustar el camino para el día siguiente


  • tener una lista para “ignorar esos temas”


  • usar adecuadamente calendarios, etc.



Pero la parte difícil no es esa, la parte realmente complicada es mantener el enfoque en ti mismo, ya que es solo sentarse frente a la computadora, abrir el email y recibir una lluvia de invitaciones para solucionar problemas o para involucrarse con cosas que tú no tenías previsto. La solución, es tener un ritual de 18 minutos, y así es como sugiere el autor: Paso 1 (5 minutos): Antes de abrir tu computadora en la mañana, mira la lista de actividades que creaste y decide lo que hará que el día sea todo un éxito. Paso 2 (1 minuto a cada hora): la idea es que a cada hora tengas la señal de una alarma para que puedas revisar, si la última hora fue productiva sobre alguna actividad que tenías planeada, de no serlo, hay que refocalizar tu energía y esfuerzo a lo que te propusiste. Paso 3 (5 minutos): al final de tu día, cierra la computadora y haz una revisión rápida acerca de cómo fue tu día y logros. Si empiezas a hacer este ritual de 18 minutos por día, tendrás mucha claridad de dónde estás poniendo tu esfuerzo y tu energía. Hacer lo que te determinaste hacer, te salvará horas de ineficiencia. La clave entonces, es escoger de forma deliberada e inteligente, dónde poner el foco y consistentemente acordarse de cuál era la intención para el día. Pon foco en las cosas correctas y use tu determinación para mantener el curso =)




Publicaciones Recientes
Haga tu búsqueda por tema

Encuéntrame en:

@ 2016 HUMAN CHANGE - Todos los derechos reservados