¿Listo para vivir más ligero y finalmente... ser feliz?



"Yo tenía todo lo que quería, tenía una vida llena de cosas Muchos me veían como siendo exitoso Pero no yo… yo sentía un vacío dentro de mí y nada lograba rellenarlo Yo intenté rellenarlo con más cosas Vivía de sueldo a sueldo Gastaba dinero más rápido que lo ganaba Hasta que pasé a vivir de consumir cosas A veces tenía satisfacción Pero, yo no estaba para nada viviendo Yo ya no sabía lo que era importante Entonces con casi 30 años vi algo distinto en mi amigo, y no comprendía lo que era Somos muy similares… inclusive trabajamos para la misma empresa, así que no entendía porque me sentía infeliz, mientras él, estaba tan cambiado Lo llevé a un restaurante y le pregunté directamente: ¿Por qué diablos tú eres feliz? Y fue ahí… cuando descubrí el minimalismo".

Ryan Nicodemus en Minimalists (documentary Netflix) http://www.theminimalists.com




Hoy el Wisdom viene en formato especial. Ryan Nicodemus y Joshua Fields Millburn, son dos autores que están liderando un movimiento llamado Minimalistas. A pesar de haber leído algunos de sus libros al respecto (como Everything That Remains y Minimalism: Live a Meaningful Life), fue después de ver un documental en Netflix, que sentí que el mensaje estaba claro. Así que lo que estás viendo hoy, son algunas de las ideas que he capturado a partir del documental (algunas se repiten en sus libros y otras, se suman a opiniones y pensamientos de neurocientíficos y otros autores reconocidos). Minimalismo, según los autores describen, es básicamente: vivir de forma simple y sin complicación. Joshua, fue quien despertó primero a los efectos de vivir sin tantas cosas. Comenta que empezó a mirar todo lo que tenía y se percató que no hacían ningún sentido… una cantidad inmensa de libros, de cds, de dvds y cosas que seguramente, no necesitaba. Al mirar tales objetos, relata que simplemente no sentía nada… ninguna felicidad en tenerlos. Entonces, empezó a regalarlos, venderlos o deshacerse de ellos. Cuanto más quitaba, más libre se sentía. Tomó la decisión, de que mantendría solamente lo que fuera esencial y que representara algo en su vida. Fue justo así, que alcanzó niveles de felicidad, que no tenía antes: cada posesión que tiene en la actualidad tiene un propósito. Eliminó todo el exceso que había en su vida, y al tener menos, logró tener más.


“Cuando compras algo, no compras con plata. Compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para ganar esta plata”. - Pepe Mujica




Bueno, para algunos, =) leer estas palabras puede sonar devastador. ¿Dejar de comprar? ¿Cómo? Calma, no es bien así… el concepto de minimalismo, no dicta que dejes de consumir, sino que lo hagas sin exceso, de forma deliberada, consciente y no compulsiva. Vamos entender el problema: Gastamos mucho tiempo “buscando” y eso nos hace sentir miserables e infelices Estamos siempre buscando - algo más - para ser más felices. ¿Ya te diste cuenta que nunca es suficiente? Si no bastaran tus propios conceptos de felicidad, terminas por ser arrastrado por lo que la sociedad te lleva a creer que ser exitoso es tener siempre más. En todos lados, ya sea a partir de las campañas publicitarias o de las redes sociales como Facebook, o Instagram, tienes la oportunidad de comparar tu vida con la de personas más ricas, más delgadas, mejor vestidas, con más objetos, con más coches, etc. El resultado, es que claro, siempre parece que tienes menos que ellos, y nace un deseo ilusorio, de que solamente teniendo lo que tienen es que serás realmente feliz. Las empresas se aprovechan de nuestras debilidades biológicas Hace más de 100 años que estamos siendo estimulados a comprar más, pero la realidad es que cada vez la presión es mayor. Para incitarte a comprar, las empresas usan un sin fin de estrategias (baratear el precio, ofertas relámpago, etc.), y si lo sumamos con nuestro deseo básico de seguridad y aceptación (pueden revisar la teoría de Maslow), parecería que no hay opción: terminamos por comprar más. Tanto es verdad, que en la actualidad, tenemos 3 veces más espacio en las casas, de lo que solíamos tener en los años 50. Fue realizado un estudio para ver cómo era la actividad en casas grandes. A través de calor pudieron monitorear por un tiempo, una familia de 4 personas y cuánto tiempo pasaban en cada espacio. La conclusión fue increíble. La familia usaba cerca del 40% del espacio de la casa. Había espacios que simplemente no eran visitados o en el cual, la familia nunca pasaba más de unos pocos minutos en ellos (¡como la sala comedor por ejemplo!). Lo que es interesante, es que existe una teoría que dice que siempre buscaremos llenar vacíos. Ya sea dentro de nosotros o fuera (en espacios físicos). El vacío pide que exista algo en ello, entonces cuanto más espacio tienes, mayor es la tentación de poner cosas adentro.


Veamos 4 ideas para reflexionar:


No queremos más objetos, no queremos otro coche, otra ropa, otro armario, lo que queremos es lo que nos traen… la posibilidad de estar clasificado en determinado estatus social, la posibilidad de poder decir que tenemos algo, la posibilidad de estar satisfecho, aunque sea por 1 día. Aparentemente nos confunde lo que nos hará felices. El ser humano tiene fuerte apego por otros seres humanos, pero a veces, este apego se transfiere a los objetos, ganando la misma importancia que las personas (buen ejemplo es Black Friday).


Lo interesante de esto todo, es que ya no se trata de decir que son personas materialistas. Los autores nos llevan a introspectar acerca del tema: materialistas son aquellos que anhelan cosas materiales, pero hoy no vamos por el producto, vamos por aquello que representa: es un simbolismo para garantizar posicionamiento en el sistema de estatus. ¿Fascinante no? cuando compramos no pensamos que estamos consumiendo las cosas, apenas pensamos la gratificación porque la merecemos. Bueno, podrás apreciar muchas otras ideas tanto en el libro como en el documental. El impacto al medio ambiente, el impacto a nuestra salud, el impacto en la crianza de los niños, etc. Así que vale la pena comprender más acerca de vivir de forma minimalista. Lo ratifico: no se trata de que dejes de consumir. El progreso para todos viene a partir del consumo. Se trata de frenar el apetito por comprar más cosas, de forma compulsiva, se trata de tener consciencia de cuando compras por necesidad, o por ser algo que valoras, y cuando compras para cubrir un vacío interno. Se trata de no poner el dinero como tu mayor moneda de valor, porque empiezas a usar y manipular personas para obtenerlo, sin percibirlo. O como dicen los autores: ama a las personas y usa las cosas, lo contrario, nunca funciona =) Si lo que leíste te lleva a pensar, te recomiendo dos cosas:


  • Cuando llegues a casa hoy, mira alrededor y date cuenta de cuántos objetos tienes (desde un clip hasta cosas voluminosas). Reflexiona lo que dentro de tantas cosas, realmente añaden más valor a tu vida, lo que te hace feliz con solo verlo, lo que está ahí con un objetivo claro. Después de eso, decídete a vivir más ligero. Dona o vende lo que ya no utilizas y finalmente solo termina por ocupar espacio en tu casa y tu mente.


  • Practica la meditación =). Sí, parece raro hablar de eso acá, pero para tener consciencia de si estás haciendo las cosas de forma compulsiva e impulsiva, necesitas tener un espacio en tu mente para la observación. ¿Qué mejor que la meditación?

Termino con un vídeo de 1min de José Mujica, el presidente de Uruguay, que seguramente te hará repensar cómo inviertes tu tiempo. Y más abajo, dejo el video completo de 10min si lo quieres ver también (ps.: vale la pena).


Acuérdate que lo que compras, pagas con la moneda “tiempo de vida”. Usa con sabiduría tu tiempo y vive una vida más ligera.






Publicaciones Recientes
Haga tu búsqueda por tema

Encuéntrame en:

@ 2016 HUMAN CHANGE - Todos los derechos reservados